Fecha: 3 noviembre, 2017

¿Cómo son los taxis en España y el extranjero?

Un poco de historia

Antes de investigar cómo son los taxis fuera de España, vamos a remontarnos a tiempo atrás. La palabra “taxi” es de origen griego y se trata de una abreviatura de “taxímetro”, que significa tasador de medida. Aunque compartan un mismo nombre existen unos taxis más icónicos que otros, todo el mundo conoce por ejemplo el clásico taxi de la ciudad de Nueva York. Los hemos visto en miles de películas y series de televisión. Su llamativo color amarillo se debe a la facilidad para distinguirlo del resto de coches de la gran ciudad.

Otros taxis de perfil alto son los londinenses; negros, de estilo antiguo y pequeños en tamaño, lo que ha hecho que se conviertan en un símbolo de la capital inglesa.

Precios de los taxis en España

Obviamente, las diferencias no sólo son externas. El precio, el dato que más nos importa a la hora de coger un taxi, también varía en función de la ciudad y el país en el que te encuentres. De esta forma, en función de la ciudad y el país en la que te encuentres, el precio de los taxis puede variar en mayor o menor medida. El precio de los taxis va en función del sueldo, el modo de vida, la calidad de vida, etc. de la ciudad en la que lo cojas.

Barcelona se proclama líder en cuanto a precios más elevados. Analizando un trayecto de tres kilómetros de ida y otros tres de vuelta, sale a 14,82 euros, importe al que se aproxima Tarragona con trece euros y Soria con once. En el lado contrario, las más económicas son: Las Palmas de Gran Canaria con un presupuesto inferior a seis euros, Valencia con seis y Jaén con poco más de siete.

Para lo que prefieren autobús, Barcelona sigue siendo la ciudad más cara con un precio de más de dos euros por un billete sencillo, seguida de Sevilla con 1,40 euros, diez céntimos más que en Madrid. En cuanto al bonobús, el más caro se localiza en la capital española con 1,83 euros, Gerona con 1,07 y Barcelona con un euro. Por otro lado, las ciudades más baratas son: Lugo que no llega a medio euro, Logroño con 53 céntimos y Cuenca con 58.

Si eres de los que optan por sacar su propio coche a pasear, tendrás que atender al precio de los parquímetros. En este caso también es Barcelona la más cara, mientras tanto las más económicas son Santander, La Coruña y Burgos.

Precios de los taxis en el extranjero

El continente con los precios más elevados es Europa, haciendo un cálculo de una distancia de cinco kilómetros, Oslo es la ciudad más cara con 29,41 euros por delante de Zurich con 25,28 euros y Luxemburgo con 20,47 euros. Por ejemplo, Madrid y Barcelona rondan los 10 euros, así que ocupan puestos intermedios.

Las ciudades más económicas son Bangkok (Tailandia) con un presupuesto inferior a dos euros al igual que Mumbai (India) y Bogotá (Colombia). En Europa están Atenas con cinco euros y Kiev con dos euros.

Ya sabes, antes de viajar mira a ver qué tipo de transporte te sale más económico ya ahorra dinero.

Rajoy pedirá a la Unión Europea la supresión de visados Schengen para colombianos y peruanos

Numerosas veces hemos denunciado la humillación, el maltrato y el desprecio con los que eran tratados ciudadanos de distintos países hispanoamericanos a la hora de solicitar en los consulados de España visados Schengen de corta estancia para viajar a nuestro país como turistas. Largas colas, mil y un papeles, tasas astronómicas, desprecio por parte de algunos funcionarios, denegaciones injustas y arbitrarias y toda una serie de humillaciones que, indefectiblemente, iban asociadas a la tramitación de un visado Schengen.

Pero ello no solo era perjudicial para los ciudadanos de países como Perú o Colombia que, sistemáticamente, veían denegadas sus solicitudes de visados, sino que también iba minando la imagen de España en países que, en teoría, debieran ser tratados como hermanos y con los cuales deberían haberse estrechado más lazos de colaboración. Sin embargo, al contrario, España trataba a los ciudadanos de esos países como presuntos delincuentes a los que se denegaban visados de turista sin ninguna explicación a pesar de contar con arraigo y recursos económicos suficientes en sus respectivos países, no teniendo, por tanto, ninguna necesidad de quedarse en territorio Schengen como ilegales.

Especialmente sangrante era la situación cuando se comprobaba que, a pesar de que España se volvía a convertir en un país de emigrantes por causa de la crisis económica, siendo que los españoles emigraban a buscar trabajo precisamente a países como Perú o Colombia (ahora países emergentes con altísimas tasas de crecimiento), los consulados de España continuaban denegando sin motivos visados Schengen de corta estancia para turistas.

Por ello nos sorprende gratamente el anuncio del Presidente Rajoy de solicitar el próximo mes de septiembre a la Unión Europea la supresión de la exigencia del visado Schengen de corta estancia para ciudadanos peruanos y colombianos, dos de los pocos países hispanoamericanos a los que, incomprensiblemente, se les exigía este trámite; dos países que en los últimos años han estado experimentando un crecimiento económico muy similar al de China y que, por razones obvias, debieran y deben ser especialmente bien tratados por España, tanto por los vínculos históricos y culturales que nos unen, como por los intereses económicos que España tiene esos países emergentes.

Mariano Rajoy, explicó que la solicitud se presenta tomando en consideración que Perú y Colombia han suscrito con la Unión Europea un Acuerdo Comercial Multipartes, actualmente en vigor. Con ello buscaría que Perú y Colombia se unan al grupo de países de América Latina con acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y cuyos ciudadanos no requieren visado para ingresar a los países del Espacio Schengen.

El Espacio Schengen está conformado por 26 países de la Unión Europea que firmaron el Acuerdo de Schengen en 1995, a través del cual, para términos de viajes, el bloque funciona como un solo país. Forman parte de este acuerdo, Alemania, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Gracia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suecia y Suiza.

Rajoy se comunicó a través del teléfono con los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y de Colombia, Juan Manuel Santos, para informarles de esta decisión. El Presidente reiteró que España desea ser un Estado observador activo y comprometido en la Alianza del Pacífico, bloque formado por Perú, Colombia, México y Chile. Además, Rajoy y los presidentes de Colombia y Perú manifestaron su satisfacción por el excelente estado de las relaciones bilaterales entre sus respectivos países.

© 2018 Startel

Tema por Anders NorenArriba ↑