Un ejemplo del encanto y la belleza de La Alhambra es el hecho de que Carlos V de Alemania y I de España, en 1527, ordenara la construcción de un Palacio en plena Alhambra para sus estancias en Granada, a costa, claro está, de destruir buena parte del complejo arquitectónico existente. Carlos V ordenó la construcción de este Palacio para celebrar su boda con Isabel de Portugal en 1526, aunque el monarca nunca llegaría a visitarlo, a costa, como indicamos, de destruir y ocupar el espacio que ocupaba un pabellón cercano a la Torre de Comares, elevándose en un extremo del Patio de los Arrayanes.

Encanto, belleza e historia

El Palacio de Carlos V es de estilo renacentista, obra del arquitecto Pedro Machuca que apostó por este estilo en un momento histórico en el que el estilo predominante era el plateresco. Tal vez, Pedro Machuca apostó por este estilo porque constituía una innovación que comenzaba a aparecer en Italia, en concreto a través del manierismo.

El Palacio de Carlos V cuenta con una planta cuadrada con un inmenso patio circular en su interior, una de las señas de identidad del manierismo y que constituía una novedad en el renacentismo. Alrededor del patio circular se elevan dos plantas con columnas que miran al patio, de ejecución limpia y diáfana que contrasta con la fachada exterior de tipo toscano almohadillada con anillas de bronce decoradas.

Desde luego, lo que no se puede negar es que se trata de un complejo imponente en mitad de La Alhambra y que tiene su belleza (a pesar de la mala fama y críticas que recibe de bastantes habitantes de Granada), con un impresionante patio central circular, rodeado de un soporte de columnas precioso. Después de este post querrás visitarlo, así que te recomiendo que desde ya compres tus entradas a un precio realmente bajo a través de la página de Mascupon.es.

El palacio no es solo arquitectura

En el Palacio de Carlos V vas a encontrar numerosas exposiciones muy interesantes, tanto sobre restos arqueológicos de la propia Alhambra, como exposiciones fotográficas y recopilatorios de las distintas etapas históricas de Granada y la propia Alhambra, estudios arquitectónicos, personajes destacados de la Historia y Sociedad granadinas, así como sobre personajes internacionales que han influido en el conocimiento y conservación de La Alhambra, ocupando un lugar especial, como no, Washington Irving. Una vez más, puedes comprar tus entradas a través de Mascupon.com.mx. Esta vez la página es mexicana, pero si vienes del otro lado del charco, lo agradecerás. Destaca sobremanera que en este Palacio se encuentra ubicado el Museo de Bellas Artes de Granada.

La visita al Palacio de Carlos V es siempre breve, aunque te recomendamos que subas a la planta superior y contemples la majestuosidad del patio sobre las columnas. Realmente es algo impresionante y digno de disfrutar por unos momentos.

A la salida del Palacio de Carlos V, a la derecha, econtrarás Los Palacios Nazaríes, mientras que a la izquierda encontrarás una pequeña cafetería donde tomarte algún café, refresco y bocata, todo de máquina, eso sí. También encontrarás a la izquierda una tienda de “souvenirs” bastante concurrida y que lleva allí muchísimos años, por lo que se puede considerar como “parte del paisaje”. Por cierto, si no quieres comprar los souvenirs de las tiendas que se encuentran allí, puedes entrar en Mascupon.com.ar y con un simple click comprarlos a precios mucho menores, además de ahorrarte las posibles colas que hay en estas pequeñas tiendecitas. Frente al Palacio de Carlos V verás La Puerta del Vino, desde la que accederás al Patio de Los Aljibes.